domingo, abril 23, 2017

Trist Sant Jordi
A veces susurran los días aullidos eternos
nos hacemos viejos como si años cayeran sobre nuestros cuerpos
angustiando la mente la locura muerde
con malévola violencia asesinando mi razón,
entiendo cómo es que la vida juega con trampas
hace perder a los justos exigiéndonos decir adiós,
pensaba que castigar mi cuerpo me hiciese encontrar un salida
llenar de fortaleza el corazón
pudiese ser una invitación amistosa al suicidio,
cuando acompaño unas lagrimas con gritos invocando
veranos en mis inviernos eternos,
reniego de la vida quiero el veneno de ese drago
hay que quitarse las ropas de Sant Jordi
lanzar la espada y la lanza a un lago olvidado,
despertar de los sueños imposibles y pedir perdón
mis razones como la vida están enganchadas en el pasado
que me es tan necesario volver a encontrar
lo que más brilla en el universo
tan fuerte como la estrella en la baraja de tarot,
ya sin nada ni la muerte tiene valor
matar dragones o hacer el amor…
El amor es la única manera
de trascender la gélida realidad,
la materia, el trampantojo
por el que creemos que es gozo
lo que es engaño.
El amor: ese abismo
de luz, esa altura
de ternura y conocimiento.
Ir al grano del amor,
eso es la vida.
Me muerdo los labios,
para callar los gritos,
antes de morir te invoco para que me lleves contigo,
tu no respondes como es costumbre,
y me revuelco en el cementerio
quisiera levantarme y buscarte en tu habitación,
estoy muerto,
no te tengo,
desde hace tanto tiempo,
desde el día en que escuche de tus labios;
todo era mejor cuando no te hablaba,
sabes tienes razón cuando te hablo,
no existe vida,
simplemente la soledad del silencio que regresa mis gritos de dolor
me contesta; -que solos se quedan los muertos-

lunes, abril 17, 2017

No lo hagas ya, deja que al menos
pasen unas horas, espera a ver.
Y tápame, no quiero enfriarme por si acaso
puedo volver a respirar.
No se está bien aquí, el frío no es normal,
y esta luz tan tenue no me ayuda a despertar.
El mundo material ya no me servirá,
pero todas mis canciones sobrevivirán.
Qué van a hacer, nunca me he maquillado
y ese traje no me está bien.
Parece ser que el sueño será eterno,
no me esperes y acuéstate, hoy no volveré.
Quiero que sepas que lo hiciste todo bien,
de lo malo ni me acuerdo ni me acordaré.
Mi mundo material ya no me servirá,
pero todas las canciones sobrevivirán.
Yo no las podré oír, pero sé que tú sí,
a dos metros bajo tierra es mejor morir.
El mundo material aquí se acabará,
pero todas mis canciones te acompañarán.
Me salude en la distancia del ayer,
en el recuerdo de el papel y la poesía,
los años que se fueron y no recuperare,
estando frente el espejo observo un yo
mas viejo, igual de feo y un poco mas loco
pero sonriendo con las coincidencias de la vida,
las que ayer nos faltaron hoy nos regalan dones nocturnos.

Me hablaste como la musa melancólica
entregando aliento para los muertos,
recordándome un poco de la ilusión de años atrás
conmoviéndome las charlas viviendo el ayer que no paso
en un hoy sin futuro,
este extraño sentir se convierte en sonrisas y silencios
algunos pasamientos serán realidades sin hogar.
Me acorde, de los tiempos en los que existía un rey una princesa
donde existieron amores clandestinos
fuertes como para derrotar un imperio,
como para traicionar a la familia,
idílicos como el amor profesado a la Reina Ginebra por Lancelot,
o el insuperable amor de Tristan a la Reina Iseo,
tan prohibidos como faltarle a Dios.
Me pregunto esta noche al charlar contigo
¿será que tendré que esperar a la muerte
para que de nuestras tumbas separadas
un rosal y una vid se unan en la eternidad…?
Este cuerpo putrefacto
añora un abrazo,
es una necesidad que quema
duele mas que el fuego o las yagas en la piel
rompe mas el alma que cualquier martillo
en la fragua golpeando metal,
que idiota suplicio,
triste maldición,
idílico deseo de ser amado…

Ahora por compasión, un golpe en la cien,
algo que quiebre toda la esperanza
que se termine el humano,
que reine el mounstro
el que sabe no es digno del cariño
de este mundo.
Algunas veces grité tu nombre
fueron pocas
siempre me aseguré que no estuvieras cerca
hay gritos con destinatario que son para que existan solos
Me encantaría me escribieras a mí
para que no me sintiera tan triste o solo
pero la simetría bendita,
el orden del mundo es diferente…
también estoy maldito
maldito por la monstruosidad
soy un desgraciado,
el enojo inunda mi alma y la desesperación viola a mis sentidos,
quiero ser el príncipe de tu cuento,
para enseñarle a la princesa que es la más bella,
que amo sus libros y flor azul,
su estrella y canción,
su cielo y videojuego,
que no tiene igual,
y enseñarle al mundo ciego que la bruja
es un hada increíble sin malicia,
ella es lo que amo,
pero también estoy maldito como la luna cubierta por una nube oscura
estoy en la espiral maldito,
maldito porque no estoy allí cerca donde podamos
dibujar el mundo juntos.
Mi cuarto sufre una maldición y cuando lo tengo ordenado, se desordena solo... digno de una visita de Iker Jimenez y que saque conclusiones!
Entonces me dije: Intenta escribir algo
alegre,
algo reconfortante,
algo que pueda ayudar a una persona
que tiene cáncer o a la que ha atropellado un auto
Me puse a pensar
estuve pensando una tarde entera
y no se me ocurrió nada alegre
o estimulante
Esto es lo que les debió pasar a Panero
y a Cioran,
a Pizarnik y a Goystisolo
Por eso la gente no lee
Sólo leen los deprimidos,
para confirmar su depresión.
Diez veces llore al sentir el rumbo de la noche sobre mí,
ese pensamiento incierto de que ya no pertenecías a este mundo
trasfiguraba mi mente en paz convirtiéndola el caos que la biblia describe
como amante del suicidio,
la muerte pesa igual a todos
pero nos sabe de distinta forma,
diez veces llore en la mañana al descubrir que no te tenia mas en el mundo
incrustándome de recuerdos para no olvidar tu voz
tu olor y tus manos con las mías,
diez veces llore cuando tu ataúd alejaba tu cuerpo
de nosotros llevándolo allí donde jamás podríamos
encontrarte con el cuerpo,
dolía como nunca antes ha dolido
pero el miedo es más fuerte porque la vida nunca será lo mismo,
diez veces llore al recordarte…
y saber que es un precioso día
para sonreír y decir
ha vivido como él lo eligió,
es una fortuna que el mundo nos presentara
y seguiré llorando porque los efectos de conocerte
se quedan mientras te vamos alcanzando…

domingo, abril 16, 2017

Un rayo de tu sol me ha alumbrado el camino
Un camino mejor que un destino un amigo
El deseo feroz de abrazarme contigo
De vida la mejor y vivirla contigo, mi amor
Un deseo, el mejor, es vivirlo contigo
De menor a mayor un millón de motivos
Caminamos los dos por un mar de motivos
Es tan bueno el calor que sale de tu ombligo, mi amor
Que no hay nada mejor que dormir a tu abrigo
Con tu amor sueño yo, y lo vivo contigo, mi amor
Ya no sé escribir, ya no sé escribir más.
La tinta me embadurna los dedos, las venas...
-en el papel dejé toda mi sangre.
¿Dónde decir, dónde dejar dicho, dónde inscribir
la pulpa del áureo fruto sino en el fruto,
la tempestad en la sangre sino en la sangre,
el árbol y el viento sino en el viento de un árbol?
¿Dónde podré decir la muerte sino en mi muerte,
muriéndome?
Lo demás son palabras...
Ya no sabré escribir nada mejor.
Demasiado cerca de la vida vivo.
Las palabras se me mueren adentro
y yo vivo en las cosas.

sábado, abril 15, 2017

La luna de sangre dibujó sobre el firmamento la imagen de tus sentidos sobre mi nuca.
El reflejo de tus manos abrigó la brisa de la noche en mi cabello.
Tuve frío y me ceñiste con cálidos susurros.
Tuve sed y me diste de beber en tu boca generosa.
Tuve hambre y me ofreciste tu cuerpo en magnífico alimento.
Tuve miedo y me sujetaste sobre los pilares del mundo.

En la cima supe de ti.
En la cima conociste de mí.
Tu nombre en mi línea de vida te hizo eterno en la lluvia que anega mis ríos.
Tu silencio compuso música que llamó a la puerta de mi afán pariendo abrazos desnudos, contornos de caricias que gimieron en el cobijo de mi cintura.
Mi noche se abrió a tu noche.
Tu carne se hizo aquelarre en el amparo de mi silueta y la sangre de la luna se derramó generosa sobre nuestro claustro de amor, inundando la cumbre de la abundancia de dos cuerpos, dos destinos... que se salvan cada día en el límite de la supervivencia.
Amor y belleza.
Liturgia de signos,
metáforas y ritmo.
Búsqueda
y acción de gracias.
Vida admirada,
esperanza del hombre.
Olas, alas, himnos.
Poesía: esencia
y sustancia del Dios vivo.
No son buenos tiempos
para el silencio.
Y en el silencio se lee, se piensa,
se reza, se escribe y se ama.
En el silencio germina el alma
y la belleza del poema:
lo que de verdad somos.

viernes, abril 14, 2017

Al final del dia nos quedamos con que? Con las ideas, las posibilidades, los intentos, la gloria, las derrotas, el corazon roto, o nada... es un peso sublime cargar con la ausencia y la esperanza en el ataud, Como sifueramos Sisifo, pero seguimos neciamente como Sir Orfeo intentando crear la posibilidad, la vida sera mas que intento fallidos, puede que tambien sea como en la primisa medieval; creer para ver, asi que el corazon descansa junto al higado y riñones en vasijas decoradas con dioses extintos, para un buen dia juntarse con el alma y conseguir una sonrisa, me pregunto todas las noches, si esta derrota vale la pena, que si el tiempo se volvera condesendiente y me dejara un momento saborear felicidad color carmin envuelta en poesia, tal vez no, pero no por ello dejare de seguir, al fin que siempre he sido un necio, un necio que tambien se asoma buscando... lo que tu buscas.
Dime de nuevo que la eternidad
se puede contener en nuestros besos
que en un grano de arena puede filtrarse la vía láctea
que la tempestad es frágil como la nostalgia de la flor
que podemos amanecer en la transparencia del aire
llegar al vertedero del sol…
El andrógino es el ser original, presente en su completitud en varios mitos de la Creación; los hombres y las mujeres seríamos las partes rotas de esos seres primordiales, y las uniones sexuales intentos imposibles de recuperar esa unicidad perdida.
A veces los poetas
estamos demasiado obsesionados
con los poemas y el verso intacto,
en la disyuntiva de procelosas palabras,
imágenes o metáforas.
¿Y no nos urge más
desentumecer el alma, adentrarnos
humildes en el prodigio
que es la vida -nuestra vida-
y su demora?
Por favor, guardemos los diccionarios,
y demos tregua a los libros.
Hemos de salir con más frecuencia
de nosotros mismos,
orearnos en renovados paisajes,
en cadencia de amor
que se derrama por labios y avenidas.
Y admiremos, contemplativos
de espiritual belleza,
esa plenitud que es la poesía
mucho antes de escribir nada.