domingo, julio 23, 2017

Problemática del odio. No puedo mirar rostros sin sentir un odio súbito e irreprimible. Lo terrible es que me sucede con todos, sin excepción.
Ahora sé que siempre haré poemas. Esto que me digo es locura. Pero también promesa. A otros de ser feliz. Yo quiero la gloria, mejor dicho, la venganza contra los ojos ajenos.
M. tiende a borrarse porque vuelve la imagen central, la de la madre única.
Et c'est toujours la seule
Et c'est le seul moment.

No obstante, considero superfluo y abrumador haber nacido y me aburro y estoy fatigado.
Nunca me odio tanto como después de almorzar o cenar. Tener el estómago lleno equivale, en mí, a la caída en una maldición eterna. Si me pudiera coser la boca, si me pudiera extirpar la necesidad de comer. Y nadie goza en esto tanto como yo. Siento un placer absoluto. Por eso tanta culpa, tanta miseria posterior.

Quítame la vida con tus ojos,
indiscutible silueta de una vos linda,
guíame detrás del veneno,
entusiasmando mi delirio,
no me acuerdo de nada
de cómo salía el sol cada madrugada
si los faisanes saben a gloria,
ni como me mirabas
no recuerdo cuando era feliz
ni de cómo entraba por tu ventana,
se me antoja soñar en como te puedo encontrar
para contigo volar,
sin ser un conocido
jugando al amigo
no me puedo callar
el animo de encontrarte
¿andamos dispuestos a caminar?
no detengamos,
nunca,
nunca,
el descubrimiento….

sábado, julio 22, 2017

"Calavera coronada, conversión alcanzada"
A veces pienso en cuando dejare de ser una sombra,
un fantasmas que deambula buscando luz
pretendiendo estar vivo donde no existe más que dolor
me engaño jugando a la ilusión…
pero es que no puedo tener más voluntad el día de hoy
se que no aporto nada bueno ni soy alguien el cual extrañar
soy más bien el tipo de perro que estorba y es abandonado
después de que llega uno nuevo…
está bien jamás he servido a nadie ni he querido sustituir a nadie
se que no valgo nada sé que no soy nada
muchos más vienen y otros se van pero siempre me queda a mí el silencio
y la espera de la muerte,
yo no tengo la culpa de haber nacido así maldito,
feo y tonto, me he esforzado por no ser monstruo
pero me gana la vida, me gana lo que soy y por mas lagrimas tontas
estoy triste y enojado por mi razón,
no quiero me compadezcan porque esto es muy normal
pero me duele mucho sentirme tan solo e inútil…
ojala si tuviera algún talento, una función dejaría de ser un muerto,
pero estoy aquí en México en el país de la muerte,
manchado por la sangre,
soy la puta muerte que lo jode todo,
desde el mi nacimiento enfermo por mí,
envenenado por lo que soy debí morir,
¿pero le robe a alguien la vida…?
nací muerto y crecí muerto,
merezco el sufrimiento de la jodida soledad,
merezco el deprecio de la estrella,
eternamente una sombra buscando luz.
Soy La Muerte...
esa muerte que da miedo,
la muerte que te coge bonito,
la que te viola y te quita todo a la que le tienes miedo y odias
por cómo te arranca lo que amas sin misericordia,
soy la puta muerte,
la peste negra,
la que baila en el cementerio burlándose del vivo,
soy la amante del gusano,
soy el pinche niño muerto...
le oí decir sólo a trozos me fui porque no porque creía que él y si todos
pensé que me iba a quemar le di algunas vueltas tuve
miedo dijo sí él lo había dicho bueno escuché cosas
de este tipo excusas o yo diría lamentos
quejas imperceptibles quejas
como un fino polvillo de raíces
trituradas algún árbol muy joven con la madera

podrida
-No soy los Winchester, constantine, Hellboy, Dylan Dog o el padre Merrik, soy yo, sea lo que sea signifique ello, soy Sir Sabbhat cazador de demonios-
De esa forma iniciaba lo que seria una novela gráfica, de cazadores, de brujeria, de punk y póst punk, lleno de mitologia medieval, llena de demnios y de lugares tenebrosos que la luz comenzaria a disipar...
Con toda esta vida me costumbre
a la nostalgia como se hace a la cerveza o a fumar
primero con mueca de disgusto, con el gesto arrugado y la amargura propia de vivir
en una eterna tarde de domingo;
luego, con la inercia con la que uno remueve un guiso
o besa a la nada después de ocho años de ausencias en las sabanas,
me santigüe a la tristeza, a una auténtica,
con aliento grosero, que te hace querer vivir deprisa deprisa deprisa,
soltar toda la adrenalina de golpe y envejecer de repente,
morir mareado, asomarse a la ventanilla de un tren en marcha
seguramente Mauricio murió, el mismo día en que nació,
mi imposibilidad de reprimir el deseo de vivir
era el motivo de mi apasionada cólera,
de mi anhelo suicida: llegar al destino lo antes posible,
trampear la naturaleza y su a veces, excesiva longevidad
siempre he sido un idiota un crío llenos de palabras,.
un olor putrefacto que se intuye tan levemente que te acostumbras a él,
como ese alimento podrido en la nevera
cuyo hedor lo impregna todo pero no consigues
identificar de dónde procede
corazón y alma, yacían ya en el cenicero después
de haber reposado entre mis dedos como un cigarro
la huida en círculo que te devuelve al lugar del que pretendías alejarte
desprenderse de carne y pellejo
del mismo modo en que lo haría de un traje de chaqueta y corbata,
mi evasión me hacía ser aún más humano,
desgraciadamente humano.

viernes, julio 21, 2017

La noche se hizo para estar despierta. Me lo dice mi cuerpo al caer la noche. Me entra la ansiedad, el cosquilleo, el placer, la frescura. Todo por mis venas, viajando por mi torrente sanguíneo. Mi cuerpo me dice: despierta. Despierta a la noche que esta sobre ti. Despierta a tus sueños, despierta a tu cama, despierta a tus manos, a tu boca, a tu piel. Vuélvete el viento. Recorre las casas, los ojos dormidos, las mentes volátiles, los pies descalzos. Contempla a los amantes, a los que aman despiertos, a los que aman dormidos, a los que aman desnudos. A los que acarician con la piel, y a los que acarician con el alma. Robales un beso, robales la vida. Mójate, me dice la noche. Mójate los labios y mójate la boca. La noche invita a mi cuerpo a permanecer despierta. Mi cuerpo acepta.

jueves, julio 20, 2017

De mi centro brotaron dos lunas idénticas,
ellas retrocedieron lentamente a espaldas del espejo:
Se colgaron menguantes en el cenit de mis sueños.
Di un salto y avancé hacia la eternidad sin fondo,
incomprensible:
Somos modelo a escala de tirantes estrellas lejanas.
Es todo lo que podemos hacer,
dar cortos y agraciados saltitos
equilibrarnos en la cuerda floja de nuestro inconsciente;
es sólo eso,
el resto es historia conocida:
Tomar el mismo barco y mirar desde lejos
a los extraños habitantes de la isla,
que alimentados por la pálida luz de nuestras lunas
Nos hacen torpes señas
como si jamás hubiésemos existido.
cinco chicas repletas de silencios, cinco chicas gesticulares, a quien nadie parece comprender. Ni sus padres, ni el psicólogo, ni el cura, ni los vecinos, ni sus contemporáneos, ni el espectador mismo. Ellas solo tienen su cuerpo y belleza como únicos moderadores. Y esa justamente fue su condena.
The Lisbon girls. Thirteen, Cecilia. Fourteen, Lux. Fiveteen, Bonnie. Sisteen, Mary. Seventeen, Therese. Como dije alguna vez casi un poema si lo repites lentamente

martes, julio 18, 2017

Abrazo la oscuridad. Rio y lloro, quisiera gritar pero no lo hago. Prefiero el intenso silencio de la sabiduría. Cierro los ojos, recibo el prodigio, el impensable paradigma: Noches interminables en espera de este segundo, de este rostro entre todos los rostros. Brota de mi la atolondrada felicidad, el ábside de luz rutilante que brilla en todas direcciones a partir de un punto en mi mente. Un gemido, la sensación absoluta de encontrarme suspendida en mis fantasias. Pero es real, indudablemente real, la canción del viento en las palmas abiertas de mis manos, la imagen flotando en mis párpados apretados contra el brillo de mi mente. Frenético, el odio y el amor, la conciencia tremenda y mineral, que la interminable busqueda me ha traído aqui, a esta grieta perfecta y meticulosa en medio de mi castillo de la memoria. Rio, el pecho se llena de este aire que tiene el sabor del agua y del pasado, de mi pasado. Ah, sí, tan vivo, tan desesperado vivo. La tristeza y la felicidad, un espiral obsceno y casi inabarcable, partiendo de mi, de este ultimo lugar en penumbras dentro de mi alma.

lunes, julio 17, 2017

La belleza esta tan lejos lo único que es un poco parecido es la poesía por ello supongo en lo único que vale la pena tener en este universo en esta vida en la misma eternidad que posiblemente no exista indispensable de vida y que les enseñemos dejándose enseñar si es que no saben practicarla
No soy nadie para ayudar, ni nadie que de consejos, soy apoyo y confidente... pero mas allá de eso, mi papel en este cuento es el del monstruo que al final nada vale, y morirá en soledad
Voy a construir una guarida, una fuerte, en donde todo el que quiera podrá entrar.Hablo de la luna y de las veces que estuve allí... En las noches...
Voy a construir un muro, donde colgar mis pensamientos, amaré cada imagen, siempre, sobre todo cuando no esté más...
Y volveré algún día a cada lunar, a cada cicatriz que dolió. Y derribaré cada "nube sucia" que llueva sobre mi, los rayos serán la luz que ilumine mis pasos oscuros... no..hoy no, hoy no me detendrán..
Mientras vivo, ¿vivo?
¿O se limita todo
al simulacro, a su disyuntiva?
¿Vivo o me conformo sólo
con lo que se tercia? ¿Vivo
o no vivo (aunque lo parezca)?
¿Es la inercia
lo que pienso que vivo?
¿Es mi vida sólo esto?
Oculto detrás de sombras
engañando diásporas de luz
el suicidio poético siempre ha sido una opción,
aunque le temo a la muerte,
a la soledad de los fallecidos
es la suerte del perdedor esta vergüenza de ser feliz
estar en lo más alto a no estar en ningún sito
contando con los cuervos cadáveres en silencio,
humo que exhalas y pasa sin ser nombrado
ya he caído aunque este de pie,
soy la imagen renacentista del dolor
el fin del mundo será en la oscuridad
en medio de las hogueras y el baile de los diablos
vivimos una época muy traidora.

domingo, julio 16, 2017

No era Troya,
ni la batalla de Isso,
era la gran Tenochticlan
yo estuve ahí,
no era Alexandro domando persas,
ni Aquiles ganándose la inmortalidad,
tampoco fui un protector como Héctor
pero estaba vivo sentía el calor de la hermandad,
el valor de los campeones
junto al cero y la sangre que se derramo,
los días del sitió de la ciudad,
comí y bebí de ambos frentes
la sangre de Cristo,
la de Quetzalcoalt
formando con la carne de los mortales
un dragón católico
emplumado lleno mesianismo y fin de mundo
que abrazo a una mujer morena
llamándole madre
del nuevo pueblo que consumió
superstición y mitología,
exhumando un pequeño paraíso
donde los héroes no fueron
ni guerreros o caballeros,
fueron los fantasmas
que el tiempo cultivo
en la tierra prometida…
Es como si tu también te hubieras muerto es como cuando todos se van muriendo y siempre se muere un poco mas de mi y lo peor es que no me muero del todo
Hoy en la obscura tristeza
exploro mi interior recordando
todo el frio que sentí sin ti
se convirtió en la mordida helada de la muerte
ficción de mis ayeres ante el inevitable futuro sin tu presencia
duele como si quisiera que el dolor me despertara de la muerte
no siento las ganas de vivir
pero me levanto aquí
sin paz ni deseo escondido saboreando la nostalgia
como si fuesen caramelos servidos en la mesa,
deambular en la noche es un invierno sin salida
como un susurro apagado digo adiós
y me devuelves la sonrisa
cada que te pienso
comprobando que siempre amanece…

jueves, julio 13, 2017

Las aves del destino
Si aún me queda algo de magia te protegeré
usare los ritos más viejos y los círculos
ante las estrellas y las luces eternas
pediré al viento
hable con los ancestros
y acudirán la gente joven
llorare en una plegaria
entregare los restos de mis artes
para que siempre a tus espaldas guardianes te cuiden en silencio
no importa sea el momento de mi hora
los vacios serán pequeños
no daré tregua
aquí está el resto de mi magia
estrella eterna llévate este don terrible
y conviértelo en escudos irrompibles
decorados con ruiseñores despertando al sol.