miércoles, mayo 24, 2017

En la primera versión francesa de "Rebelión en la granja" de Orwell, a Napoleón, el cerdo dominante, le llamaron César se podrida atribuír al chovinismo si Orwell quería dar un nombre vagamente dictatorial, pero que no enlazara muy directamente con la historia concreta ni con los sentimientos propios. A fin de cuentas, no le puso Cromwell a su cerdo así se perdía la indirecta de Orwell contra las simpatías comunistas de la intelectualidad francesa, Camus aparte. Y es verdad que César se llevaba todas las connotaciones a Italia y, de rebote, al fascismo más que al marxismo. Um, qué interesante.
Tú, muerte piadosa,
llévate así mi infancia,
con la juventud,
muy aprisa....
Por seguir con Jorge Manrique, ya no es la muerte la que llama a la puerta, sino nosotros los que la llamamos a ella. Es un cambio copernicano, diría yo. Y ni aquí me considero con fuerzas para reflexionar sobre su alcance. Quizá por eso, buscando refugio en lo sagrado, lo llamamos ''sacrificar'
Sé que te vi…
a ti a tu ser, a través
de mis ciegos presagios
¡qué hermoso es todo!
Con dos te miro
con sinco te prendo,
el corasón te parto,
la sangre te bebo.
La pas que tubo la reina 5
de los ángeles con su fijo presioso
la tengas tú conmigo.
Gurrionsita voladora, encantadora de mujeres
quiero que me encantes aquesta dura muger,
que con los ojos que me mirare
sean quebrantados a fuersa de tu vigor.
Guiris, guiris putanque chipir,
que llerba sos, llerba del amor de momotón,
de tibusigalpa es mi buen remolino,
quiero que me lleves por los ayres
a donde mi corazón piensa
para que los beinte y quatro Demonios
me encanten aquesta dura muger,
que ande llorando, y suspirando por mí
por los montes, ríos, y sabanas.
(conjuro XVIII)
Conjúrote, triste Plutón, señor de la profundidad infernal, emperador de la corte dañada, capitán soberbio de los condenados ángeles, señor de los sulfúreos fuegos, que los hervientes étnicos montes manan, gobernador e veedor de los tormentos e atormentadores de las pecadoras ánimas, regidor de las tres furias, Tesífone, Megera e Aleto, administrador de todas las cosas negras del reino de Éstige y Dite, con todas sus lagunas y sombras inferna les, y litigioso caos, mantenedor de las volantes harpías, con toda la otra compañía de espantables y pavorosas hidras ; yo, Celestina, tu más conocida cliéntula, te conjuro por la virtud y fuerza destas bermejas letras, por la sangre de aquella noturna ave con que están escritas, por la gravedad de aquestos nombres y signos que en este papel se contienen, por la áspera ponzoña de las víboras, de que este aceite fue hecho, con el cual unto este hilado, vengas sin tardanza a obedecer mi voluntad y en ello te envuelvas, y con ello estés sin un momento te partir, hasta que Melibea con aparejada oportunidad que haya lo compre, y con ello de
tal manera quede enredada, que cuanto más lo mirare, tanto más su corazón se ablande a conceder mi petición. Y se le abras y lastimes del crudo y fuerte amor de Calisto, tanto que, despedida toda honestidad, se descubra a mí y me galardone mis pasos y mensaje; y esto hecho pide y demanda de mí a tu voluntad. Si no lo haces con presto movimiento, ternásme por capital enemiga; heriré con luz tus cárceles tristes y escuras; acusaré cruelmente tus continuas mentiras; apremiaré con mis ásperas palabras tu horrible nombre, y otra y otra vez te conjuro, y así confiando en mi mucho poder, me parto para allá con mi hilado, donde creo te llevo ya envuelto.

sábado, mayo 20, 2017

La sensualidad se esconde en sitios que muchas veces consideramos que no son propios de ella, una mirada inocente, un ademan… Pudiera ser que tus ojos me cautivaron y hoy escribo estas letras bajo el efecto de una fiebre que consume mis pensamientos y tal vez para mañana, ya no pueda borrarte de mi mente: esos ojos que proyectan un fuego que no quema.

Tu belleza no es externa, sino que entre más profundizo en ti, más me gusta tu misterio: bajo llave guardas a alguien, una mujer que podría ser fatal para cualquier hombre, esos son tus secretos; tus pecados: encierras mil demonios, ¿Qué sucedería si algún día los liberas?

Hoy puedo ver en tus ojos que tus sueños se ven reflejados en la libertad de ser como se te dé la gana, de ser una mujer difícil para muchos y complicada para otros tantos, en eso radica tu esencia: en ser una orquídea. Flor misteriosa.
Tu boca la fruta prohibida de un edén… Tu voz: música hipnótica, que poco a poco me hace perder la razón, la poca que me queda y que tal vez esté dispuesto a perder por oír de tus labios, una vez más que pronuncies tus sueños; realidades que esperas ver cumplidas… Tus manos: creadoras de caricias que queman la piel de tus amantes o congelas su respiración al tomarlos por el cuello… Tu espalda: Columna de fina forma tallada por el creador, de arquitectura tan surrealista, de sensualidad infinita…

Creo que la fiebre consume muy rápido mis fuerzas y las palabras no bastan para decir cuna bella eres para mi, es por eso que cerrare los ojos para tener alguna esperanza de poder verte en mis sueños de demencia febril…

-Me veras en tus sueños, tal vez no te des cuenta pero yo vivo en tus sueños…

Cierro los ojos y duermo con el calor de tu cuerpo quemándome la piel.

jueves, mayo 18, 2017

1

Gracias por querer bailar conmigo, por chuparme la herida
estos brazos de monstruo ya no piden que digan no me abraces
gracias por bailar conmigo que estaba todo mojado,
esa canción nunca existio, pero igual fue bonito,
debajo de la costra quedó casi igual como antes,
mejor que antes
porque ahora estoy más rosado,
a cierta gente le gusta acariciar las cicatrices
y yo me dejo no más
me quedo quietecito y feliz,
tan quietecito que la mano deja de verme
y quedo solo,
más solo que los dedos de mi pie
que han cercenado.

2

Gracias por querer bailar conmigo
y decirme
inoportuno  son las doce y sigue tan lindo,
porque yo sé que soy feo,
que mi tamaño les da asco
que tengo escrito en la piel manchada
el viaje de la bisabuela desde Madrid al D.F.
que tengo escrito como infección en los poros
la madicion del padre,
por eso te doy gracias por querer bailar conmigo
que escribo bonito,
pero tengo los días más contados que escritos,
que necesito pornografiar mi corazón,
que estoy rajado y chorreando,
que salpico
que ando hablando miserias
que estoy más curado que la historia
y me pongo pesado,
rara vez cariñoso,
cariñoso significa calentón,
gracias por querer bailar conmigo,
por tocarme la espalda manchada de adolescencia
por hablarme en la oreja
por langüetiarme con la mirada
porque en ese langüetazo he descansado todos estos días,
con ese langüetazo tengo para harto tiempo,
porque resulta que mañana en vez de andar buscando amor de rincón,
voy a hablar de ti,
lo único que voy a cambiar va a ser la canción,
y que bailamos de verdad
voy a decir que el tema era Close to me de los Cure
y que el langüetazo no fue en la oreja sino en el sexo.

3

Gracias por querer bailar conmigo, por chuparme la herida,
por evitar cualquier posteridad,
por llevarme
por estos ritmos que no siento ni entiendo,
yo nací en 1983,
en esos años parece que nadie bailaba,
parece que estuve ocho años solo
moviendo la patita
en una cuna que fue de otro,
gracias por querer bailar conmigo
que tengo el cuerpo horrible,
como un mapa físico de México.

lunes, mayo 15, 2017

Es cuestion de generos, de gustos, de miedos o de comida...
La gente se encuentra, se busca y sabe que hacer
el miedo los aleja siempre, evita nuevas experiencias nuevos saberes, nuevas miradas.
Si no existiera el miedo, quiza todo sería menos ordinario.

Me ama, no quiere a mis intestinos; si se le mostrara mi apéndice en un frasco no lo reconcería;
está todo el tiempo manoseándome, pero si se le pusiera el frasco entre las manos no sentiría nada en su interior, no pensaría "es de ella"; se debería poder amar todo en una persona, el esófago, el hígado y los intestinos.
Quizá no se les quiera por la falta de costumbre; si se les viera como se ven nuestras manos y nuestros brazos, quizá se les amaría.
Entonces las estrellas de mar deben amar más que nosotros...
El muro
Jean Paul Sartre

Anatomía II
En situaciones particulares (cuando se está bajo la lluvia, se bucea, se escucha música, se hace el amor o se sufre un dolor) uno comúnmente está consciente sólo de su propia piel. Por supuesto, desde los tiempos inmemoriales se sabe que ésta puede ser delgada (como una mañana transparente), de un grosor mediano (parecido a un crepúsculo sosegado) y una gruesa (como una noche nublada). De ello depende también el grado de la sensibilidad humana. Mientras que a unos los aplasta hasta un copo de nieve, otros sobreviven incluso bajo una granizada de meteoros. Pero, mientras los primeros conocen el movimiento de una mariposa, un rayo de luna o la pasión de un roce, para los otros todo eso resulta ser un triste misterio desconocido.
Goran Petrovic

La monotonia apesta
Me da miedo
Eso es a lo que le temo , lo confiezo
A las risas que no nacen
A los besos que no chispean
A los ojos mudos
A los gritos secos
Al respiro desapercibido
A la voz que no habla
A eso le temo
Le temo mas que a todo
Que al odio o la tristeza
Le temo porque es no sentir
Es no ser
Es no encontrarte
Es no buscarte
Es ocupar espacio
Solo eso
Un espacio mas dentro del fuego que se enciende
Y a ti no te quema.
Por qué será que nunca me toca a mí
tener el mundo en un segundo.
Cuando me busques ya no estaré aquí,
seré un perro vagabundo,
predicando por el mundo
Ay, pobrecito este perro,
perdido en el tiempo ...
Por qué será que nunca me pasa a mí,
por qué será, nunca me pasa a mí.
Supongo, las pocas espectativas, se diluyeron con las ultimas ganas de seguir intentando escribir esa historia, la era de la ruina se postro frente de mi, me miro como si existeriera, como si importara, me sedujo el vicio y el aroma melancolico de su perfume, me comio el corazon muerto y acambio de una sonrisa y un abrazo le jure lealtad a la autodestruccion
Hernán Cortés, titán de España:
las juventudes de tu heredad
a honrar las glorias de tus hazañas
bajo tu estrella, prontas están.
Recias y altivas como las torres
de Albuquerque y de Medellín,
laten con fuerza sus corazones
cuando la lucha llama al clarín.
Brille tu estrella como tu espada
conquistadora de cien regiones:
estos de Franco los camaradas,
más juveniles son tus legiones.
Seguir la huella de tus pisadas,
es nuestro empeño, es nuestro afán,
la cruz de Cristo ver acatada
mientras florece la Hispanidad.
Vamos a Dios por el Imperio
que nuestras armas luzcan su brillo
en Guadalupe las velaremos
lo que quiere España,
nos guía el Caudillo.
y pensaste que hoy no llorarias? pobrecito pendejo, tatuate ya con un cuchillo, que no vales nada, pinche pendejo es verdad, que ella jugo contigo planeo majestuosament eun plan apra destruirte para aniquilarte, venir ilucionarte darte ezxperanzas tantas veces que el mundo parecia posible y ahora simplemente atizo el golpe tan perfecto que te derroto te abatio y rompío la madre pobre tonto ingenuo pobre miserable tonto ingenuo pendejo por eso estas solo por pinche mounstro por feo por tonto por loco porque tu amor tu cariño no vale nada
Si es que sigo aquí, es porque no pienso rendirme, porque tengo esperanza y si mi derrota sera fulminante, que sea gloriosa, pero moriré de pie, se lo que quiero a quien quiero, y luchare por sus colores y su escudo no importa tenga que usar cota de algodón... yo seguiré, ¿porque quien seria yo si me rindiera?

domingo, mayo 14, 2017

Cuando escribo siento como si algo que me faltara volviera a mi, pero no es como extrañar y volver a tener, es como si te arrancaran algo y volvieras a ser.
Es extraño porque la mayoría de las veces no pienso en qué voy a escribir, sino que sólo fluye.
Pienso que puede ser algo de mi subconsciente, y de hecho en ocasiones he podido comprobarlo, pero muchas veces el resultado es tan extraño que me da miedo pensar que se trata de mí.
¿Es realmente tan sólo un juego de palabras?
Derrota
Oscar llora,
porque olvidó los abrazos, y que a veces, tienen forma de palabra.
Oscar llora,
porque olvidó que el amor se toma con el corazón, y con las manos o los labios.
Oscar llora,
porque olvidó que vale más un año perdido que una vida sin amor.
Oscar llora,
porque olvidó que el cuerpo no puede dar calor al alma.
Oscar llora,
porque recuerda que la amo,
y se le olvidó cómo amar.
Oscar llora,
porque le venció la distancia,
y ahora su derrota,
me arrastra también junto con el…