viernes, junio 23, 2017

Puedes sentir el fuego como agua,
como lluvia que inunda,
como sed que se sacia,
como tormenta ardiente
que espera su calma.
Después de ese fuego que abrasa
la paz de tu mirada
no necesita palabras.
Brotan chispas que encienden mis ansias,
ponen alas al deseo
…se reavivan las llamas
Y el fuego nunca se extingue
…si lo bebes como agua
Blanco tu corazón,
como los hilos largos de tu espera
que tejen y destejen las Hades griegas.
Abejas blancas zumban en el borde de tu razón
y anidan en el espejo blanco de tu abuela.
Sueñas, luego existes;
sin estilizadas metáforas mentales no hay reloj.

Equilíbrate sobre aquella lejanía líquida
que ahoga al viajero,
La ausencia es una masa de agua fría e inabarcable;
Vamos, haz tu acrobacia sobre la línea invisible del horizonte,
aquella frontera abstracta que de los sueños te separa.
¿Quién devoró aquel camino que hacia tu inconsciente te llevaba?
En puntillas avanzas;
A ciegas
A sabiendas que el camino se va haciendo corto,
estrecho;
Y que ha de desembocar precisamente
sobre todas tus distancias.

Y la ayuda llegó
No de la forma en que imaginamos la ayuda
Pero irrumpió en la habitación como un soplo cansado, con apenas impulso, con cansancio y pesadez, con lamentos fallidos, con fe perdida, de esa que encuentras en los corazones rotos.
La agradezco porque la necesitaba.

Hay que predicar sobre el fin
de los cuerpos que nos lideran
que dejaron a su alma
apoderarse de vanas glorias
solo para poseer estados.
Todos esos mortales
esperarán al pie de la hoguera
gimiendo con impotencia
la pérdida de los placeres terrenales.

Llorarán, sobre sus tumbas
con la danza de la muerte
el fuego los consumirá
y sus ropas se harán cenizas.
Fuego.

Siento que cada medio día, buceo en el fuego. Me sumerjo en una tempestad de llamas que me abrasa, que me despelleja por dentro.
Las corrientes de convección me arrastran al fondo del averno. Siento como unas pesadas cadenas de plomo hirviente, me retienen privándome de libertad.

Es el recuerdo que me acecha y me inmoviliza en esa hoguera expiatoria del sufrimiento.

Y el bálsamo de la noche.
Qué diferente del invierno.

La noche, con su refrescante aliento, devuelve la vida a mis calcinados miembros.
Regresan los sentidos a mi cuerpo:
Olfato, para oler la suave fragancia del jazmín; vista, para contemplar en el recuerdo las sutiles curvas de tu lejana topografía; oído, para gozar con tu presencia, con tu razonamiento; y tacto, para no perderme nunca en la oscuridad agarrándome a cada pliegue de tu deseado cuerpo.
Bajo ti, majestad azul y tenebrosa,
sultana coronada
de sombrías estrellas, ataviada

en mar y en recuerdos,
allí se cruzan las olas heladas.
Tu diamante es la luna –
la llave de tu arco –
allí donde tu belleza se retrata, y a su lado,
tu mirada.

Y allí donde se pierde todo norte,
más allá de donde estoy,
todavía reinarás, poderosa,
tu dominio de siglos.

Viste caer, bajo la tela de tu traje,
de las almas más valientes
que han nacido.
Viste pasar por las calles de tu ciudad
insignificante e irresistible,
en ti entrañada y de ti engendrada,
una panoplia de almas marchitas,
un apoteosis de vidas y mirares.

Y allí estarás, donde te veo,
siempre sobre este puente, inalcanzable,
inaudita, inverosímil, insólita, inmuta, impertinente, imperturbable,
y yo, indigno de ser inspirado,
te miro,
respiro,
y te dedico estos versos.
Puedes sentir el fuego como agua,
como lluvia que inunda,
como sed que se sacia,
como tormenta ardiente
que espera su calma.
Después de ese fuego que abrasa
la paz de tu mirada
no necesita palabras.
Brotan chispas que encienden mis ansias,
ponen alas al deseo
…se reavivan las llamas
Y el fuego nunca se extingue
…si lo bebes como agua
Os invoco Brujas, venid a mi venid al coven...
Fuego.
Siento que cada medio día, buceo en el fuego. Me sumerjo en una tempestad de llamas que me abrasa, que me despelleja por dentro.
Las corrientes de convección me arrastran al fondo del averno. Siento como unas pesadas cadenas de plomo hirviente, me retienen privándome de libertad.
Es el recuerdo que me acecha y me inmoviliza en esa hoguera expiatoria del sufrimiento.
Y el bálsamo de la noche.
Qué diferente del invierno.
La noche, con su refrescante aliento, devuelve la vida a mis calcinados miembros.
Regresan los sentidos a mi cuerpo:
Olfato, para oler la suave fragancia del jazmín; vista, para contemplar en el recuerdo las sutiles curvas de tu lejana topografía; oído, para gozar con tu presencia, con tu razonamiento; y tacto, para no perderme nunca en la oscuridad agarrándome a cada pliegue de tu deseado cuerpo.

sábado, junio 17, 2017

Soy quien
Soy un ser marginado,
diferente solitario,
una criatura de dos mundos,
y en ninguno aceptado
Impregnado de esta soledad y melancolía
propia de los outsiders.
el cronófago, que avanza proyectando las garras de sus hórridas patas de modo que marca los segundos y devora el tiempo al abrir y cerrar la boca que luce temibles colmillos que más que devora el tiempo pareciera dispuesto a devorar la humanidad. Esta terrible criatura abre y cierra los ojos de una manera que hipnotiza a los espectadores. Los movimientos de esta langosta generan destellos de luces azules que viajan por la esfera hasta detenerse en la hora exacta.
Vengo cantando a la muerte
serenata pidiendo un beso de verdad
para que la noche no me sea lenta y sea un tornado mágico y fugaz
te espero sentado en mi tumba
frente a las flores de mi funeral
mi niña triste ahijada de dios
para encontrarnos siempre a perpetuidad…


TE AMO

viernes, junio 16, 2017

Si no fueran nuestros sueños pesadillas.
Y todos los deseos utopías,
Volvería en un acto total de rebeldía.
Y ahora que rodamos por el suelo,
Voy sintiendo que volvemos al comienzo.
y si tú supieras lo que yo daría por tu amor,
con esa cara que me miras medio rara que no dice nada.
Veo en tu mirada algún indicio de arrepentimiento, lo siento.
Leo en tu sonrisa la novela del aburrimiento, lo siento.
Noto en tus palabras que tú ya no bebes los vientos, lo siento.
Aún me acuerdo de la mañana en que pusimos fin a nuestra guerra y me dio un don tan grande: su amor y su anillo. ¡Que Dios me conceda tan larga vida que pueda tener mis manos bajo su manto!
Evidentemente, seguiré siendo considerado una abominación de la naturaleza hasta el día que decida comulgar con la idea de tener hijos y que mi esencia se vea doblegada al hecho de ser un entusiasta de algún equipo de fútbol. Sin embargo, visto y considerando mi poca esencia altruista y mi pulsión hacia la misantropía, y mi capacidad de aburrimiento, la cual se vería subyugada frente al monótono espectáculo de perseguir un balón, hasta ese entonces seguiré siendo un desterrado del título de Homo sapiens. Celebro ese destino!
Vengo cantando a la muerte
serenata pidiendo un beso de verdad
para que la noche no me sea lenta y sea un tornado mágico y fugaz
te espero sentado en mi tumba
frente a las flores de mi funeral
mi niña triste ahijada de dios
para encontrarnos siempre a perpetuidad…
En la mesa estaban servidas las viandas; pan con miel, leche y vino, quesos y jamnones, carne de jabalí, y de venado, frutas y semillas, aves servidas en salsas, también tantos tarros con cerveza estaban listos, que no se podían contar, la fiesta de el fuego nuevo estaba iniciando, las brujas y los brujos bailaban, cantaban e invocaban a la vieja Diosa, y el banquete estaba servido a los muertos y a los vivos por igual, se podía oler en toda la comarca. Era esta la noche en que la oscuridad amenaza con ser eterna, el regreso de Sol invicto era esperado con la fogata de fuego que habría de iluminar nuestro año.
Miro a través de la ventana el cielo gris
y en mi mente tan sólo recuerdos en blanco y negro.
Siempre la misma gente indiferente,
salgo a la calle cegado con los ojos llorosos.
Entro en el bar pido una cerveza intento olvidar,
te veo en un rincón llorando no vas a marchar.
No por eso no quiero que tu te vayas de aquí.
No por eso no quiero que tu te vayas de aquí.
Cuando el hombre comenzó a ser hombre, cuando despertó en la vida y dejo de ser la nada, estaba allí a su lado La Muerte, como un enigma indescifrable. Ningún otro ser siente esa incertidumbre, nadie mas despertó en su conciencia la mortalidad, ni sufre ni agoniza la vida, como el hombre, nadie Tiene la experiencia de muerte con tanta intensidad.
Cuando la muerte dejo de ser un misterio y se convirtió en un problema, dejamos de pensarla y reflexionar sobre la esencia de la muerte, poco a poco, la muerte se convirtió en un espectáculo y un común, espectáculo visual para el entretenimiento del mas ocioso y morboso espectador.
Pero la muerte está aquí pesa como una Cruz de Hierro, que nos recuerda lo que somos, tal vez, sea necesario volver a pensar la esencia de la muerte, pues en cierta medida quien piensa en la muerte piensa en la vida y el que ignora la muerte ignora la vida, así como diría Octavio Paz; “como no amar a la muerte si amo la vida”.

jueves, junio 15, 2017

Cuando la noche llega, algunos dicen que nunca
ocurre nada especial.
Pero afuera, en la calle, la ciudad duerme
bajo un silencioso manto de estrellas,
el rostro pálido de la luna nos muestra
una extraña mueca dolorosa,
mientras se escuchan los aullidos de los lobos;
la niebla fría y fantasmagórica
nos dibuja una extraña silueta
que surge entre las sombras;
desde la acera un gato negro nos mira fijamente
bajo la luz amarillenta de una farola.

Y dicen que nunca pasa nada.
Todo esto a mí me parece extraordinario.

martes, junio 13, 2017

¿Quién me engaña en la noche, y
aúllapidiéndome que salga, que salga a la calle y camine,y corra, y
atraviese las calles como perro rabiosolas calles desiertas en que
es siempre de noche,buscando locamente el baccarrá en la noche?
Hoy que la enfermedad se apodera de mi, cuando mas yace voluntariosa sobre mi corazón y me agota... pienso en el mas grande Heroe que ha existido; Alejandro Magno... Hoy hace siglos Moriría convirtiendose en ese puente que une lo divino y lo humano.
Alejandro Magno, construyó en sólo 13 años uno de los mayores imperios de la humanidad: conquistó el imperio Persa y se hizo con un dominio que se extendía por la Hélade, Egipto, Anatolia, Oriente Próximo y Asia Central, llegando a conquistar parte de la India. Era el hombre más poderoso de la tierra, pero en el año 323 a.C, cuando le faltaba poco más de un mes para cumplir 33 años, murió víctima de una extraña enfermedad y en unas circunstancias muy oscuras, que delicia pensar en que podría morir como Alejandro que delicia...
No posc sofrir c'a la dolor
De la den la lenga no vir
E.l cor ab la novela flor,
Lancan vei los ramels florir
E.lh chan son pel boschatge
Dels auzeletz enamoratz,
E si tot m'estauc apensatz
Ni pres per malauratge,
Can vei chans e vergers e pratz,
Eu renovel e m'assolatz.

Qu'eu no m'esfortz d'altre labor
Mas de chantar e d'esjauzir!
C'una noch somnav'en pascor
Tal somnhe que.m fetz esbaudir
D'un esparver ramatge
Que m'era sus el ponh pauzatz
E si.m semblav'adomesgatz,
Anc no vi tan salvatge,
Mas pois fo maners e privatz
E de bos getz apreizonatz.
Lo somnhe comtei mo senhor,
C'a son amic lo deu om dir,
E narret lo.m tot en amor
E dis me que no.m pot falhir
Que d'oltra mo paratge
No m'aia tal ami'en patz,
Can m'en serai pro trebalhatz,
C'anc om de mo linhatge
Ni d'oltra ma valor assatz
Non amet tal ni.n fon amatz.
Era n'ai vergonh'e paor
E.m n'esvelh e.n planh e.n sospir
E.l somnhe tenh a gran folor
E no cut posch'endevenir!
Pero d'un fat coratge
No pot partir us rics pensatz
Orgolhos e desmezuratz
C'apres nostre passatge
Sai que.l somnhes sera vertatz
Aissi drech com me fo narratz.
E pois auziretz chantador
E chansos anar e venir
Qu'era, can re no sai m'assor,
Me volh un pauc plus enardir
D'enviar mo messatge
Que.ns porte nostras amistatz.
Que sai n'es facha la meitatz,
Mas de leis no n'ai gatge
E ja no cut si'achabatz
Nuls afars, tro qu'es comensatz.
Qu'eu ai vist acomensar tor
D'una sola peir'al bastir
E cada pauc levar alsor
Tan josca c'om la poc garnir.
Per qu'eu tenh vassalatge
D'aitan, si m'o aconselhatz,
E.l vers, pos er ben assonatz,
Trametrai el viatge,
Si trop qui lai lo.m guit viatz
Ab que.s deport e.s do solatz.
E s'eu ja vas emperador
Ni vas rei vauc, si.m vol grazir
Tot aissi com al seu trachor
Que no.l sap ni no.l pot gandir
Ni mantener, ostatge
Me lonh en us estranhs renhatz
Cais si serai justiziatz
E fis de gran damnatge,
Si.l seus gens cors blancs e prezatz
M'es estranhs ni m'estai iratz.
E vos entendetz e veiatz
Que sabetz mo lengatge,
S'anc fis motz cobertz ni serratz,
S'era no.ls fatz ben esclairatz.
E sui m'en per so esforsatz
Qu'entendatz cals chansos eu fatz.
Si se habla de las viudas del golf, ¿puedo hablar yo de las viudas místicas? Esto es, de las chicas o de las señoras que van a misa sin sus maridos que, con todo su derecho, tendrán sus creencias u otras cosas que hacer. Yo, como voy mucho a misa y me distraigo bastante, tengo a algunas localizadas y, aunque sé que es imposible, cómo me gustaría decirle a sus maridos que nunca están más guapas que allí, radiantes, bajo la luz del mundo, rezando. Por ellos, precisamente, entre otras cosas, supongo.
Este es la última carta que te escribo,
reapareceré cualquiera de estos domingos en la esfera gastada de tus sueños.
No olvides que mis palabras son sombras que cruzan los espejos de tu infancia;
Antiguas mañanas se hacen sólidas en los sueños que surgen de sus letras.
Esta es la última carta que te escribo,
Desde el silencio, que es mi patria la envío,
La remito a tus ojos que sólo anhelan jardines de oriente.
Con el alma fervorosa he intentado escribir la líquida luz de tus faroles.
Recuerda que el amor es lento en regresar
pero siempre retorna, como el viejo y cansado Ulises
a su Itaca inmortal.
Esta es la última carta que te escribo,
¿Cuántas palabras, cuántos relojes, cuántos hombres y mujeres entre tú y yo?
Me despido desde mi áspera orilla
a través de signos que brotan de mi corazón
y caen y se desvanecen entre estas líneas.

lunes, junio 12, 2017

Los libros me observan. Y yo a ellos. De estante en estante siento su reojo, su llamada. Las "Sonatas" de Valle-Inclán, y la prosa de Cernuda. Esas memorias de Cansinos Assens ("La novela de un literato"), tan querido por Borges, y esa edición de los "Cantos pisanos" del gran Pound, que compré en México D.F. hace ya media vida. Y desde una portada no me quita la vista de encima Eliot, y poco después me detengo en todos esos nutridos tomos de Pizarnick, o en aquella biografía de Baroja -la espléndida de Sebastián Juan Arbó que compré por cinco duros a un gitano. Y Dumas, Delibes, Paz, Montaigne, Bloy, Montale... ¡Tantos libros! Mi vida en su compañía. Su compañía: mi vida. Me reconozco un biblioenamorado que se sienta ante sus libros y respira de nuevo con alivio, feliz.
De capa y espada, armas y letras,
gentil y canalla, gallardo y calavera.
No hay cielo lo bastante alto ni tierra pequeña.
No hay océanos de tiempo
que no surque mi propia bandera.
De Lope, el amor, la rabia de Quevedo,
Espronceda, los Machado, Rocinante y Platero,
vivan las Cortes de Cádiz y el Himno de Riego.
Yo, como Unamuno, contra esto y aquello.
Elegí la disidencia, el motor de mi existencia,
elemento discordante, la voz de tu conciencia.
Escribo a quemarropa en legítima defensa,
no comparto opiniones, dicto sentencias.

domingo, junio 11, 2017

La gente dijo que aquellos tipos con la «señal» eran siniestros; y
la verdad, lo eran. Los hombres con valor y carácter siempre les han resultado siniestros a la gente. Que anduviera suelta una raza de hombres audaces e inquietantes resultaba incomodísimo; y les pusieron un sobrenombre y se inventaron una leyenda para vengarse de ellos y justificar un poco todo el miedo que les tenían.
Demian

sábado, junio 10, 2017

Hoy salí a buscar la Muerte, quise enamorarla,
robarle unbeso carajo, quise su amor en su vientre violento, y soñar
con velo blanco, sobrela máscara de luto y las monedas de plata,
tria la miel y el pan, rosas decastilla y la tierra en mi pantalón,
me rechazo como antes…y tanto dolor que elcielo lloro de tristeza
que limpio las lagrimas en la tierra.
Tres
Manos que se deslizan sobre todo mi cuerpo,
el tuyo sin diferencia en la piel
estas caricias queman por dentro
quizá sea la ropa que cubre el encaje que adorna tus senos,
encaje intrigante vestido de sombras
lo que hace temblar mi pulso perverso
cuando despojo en jirones y fragmentos
ropa ceñida en tu cuerpo,
inquietando este tacto la textura de tus medias que cubren tus piernas,
dan gusto al placer de descubrir los secretos,
queriendo beberte como el vino más perfecto,
entre tus muslos, de entre mis besos
no es lujuria ni sexo, no es amor apasionado,
no importa, ni tiene nombre el deseo,
es una danza un asesinato
se pierde uno y otro formando un silueta
de dos los cuerpos enlazados por piernas y brazos,
es este fin art d'amour,
un paraíso escondido en la habitación.

Obsérvame mientras te exploro,
quiero tus ojos, cazando apoderándose de mi
y descubre en mis labios el peaje
camino donde llevarte
por todas las pausas de tu respiración,
forma correcta para agredir tus muslos,
el vientre tus pechos, tu cuello flexible
gobernado con la excitación de un preámbulo del al lado oscuro de tus infernos.
¿Podre encontrarte más hermosa?
que desnuda yaciendo a mi lado,
solo encontrarte en mí conversando un lenguaje intimo
dónde se cambian versos por gemidos,
aquí descubriéndote,
aprendiendo nombrar cada peca de tu cuerpo
con un verso perverso,
me aprenderé de memoria las marcas, las caricias, los besos
recitare la canción de tus sollozos al caer tu ropa junto a la noche,
en ese instante perpetuo
donde no es, si no tiene que ser,
conmuéveme con tu mirada precisa
juguete inocente en el preámbulo de insinuaciones básicas
sedúceme con tu coqueteo universal terriblemente real,
un sigue silencioso, me basta
cuando ya nada cubre tu cuerpo
esta el manto de mi deseo encarnado en mi cuerpo sobre ti
estas manos comprenden un cuerpo,
se liberan como bestias,
me libero para poseerte con ansias y dulzura
y responderás con alientos y suspiros,
en los momentos que usurpe en tu intimidad,
que me incita a perderme una o mil noches
en el debatir de arrancarte un final drástico casi fatal,
un choque donde moriremos en partes,
a mitad del sexo casi enfermo y cuerpos agotados,
cada uno recibe su sentencia, y paga su deudas con delicia,
¿quien se roba el placer con los juegos?
¿quien seduce con el cuerpo al ingenuo?
a si son las tres maneras en la habitación,
el deseo, el gusto y la pasión,
que ganas que me das de morirme
hoy entre tus piernas y a la mitad de tus pechos…
mis estrellas
sembradas en un puñado de arboles,
tallar la madera y escuchar el viento
en la suerte nupcial de la ofrenda y la desilusión,
fuego que renace de dentro de mi corazón
ilumina la noche purpura
siempre estoy solo…
creyente inmoral y sádico
no doy para mas y caeré,
porque el pez me devora
las alas de mariposa
la tierra me ofrece una venganza si guardo
mis huesos feos dentro del olvidado
hueco que han cavado
para dormir por siempre.
¡Es un hecho! No veré más legiones
de ángeles marchar en espesas falanges,
ni a los astros pasear por lo jardines
de la armonía... Y bien, sea...
Sabré soportar mi desgracia con resignación.
Conde de Lautréamont

viernes, junio 09, 2017

Bendita sea la luz que atraviesa la oscuridad.
Bendita sea la oscuridad que permite la luz.
Bendita la Diosa que crea y nutre toda la Vida.
Bendito el Dios que planta la semilla y la energía, para que se cree la Vida.

Bendito el amor que nos une.
Bendito el amor que nos unió.
Bendito el amor que nos unirá.
Bendita la sexualidad sagrada.
Bendita el encuentro sagrado.
Bendito el encuentro divino.
Bendito lo masculino y lo femenino en mi,
sean unidos en mi madre y padre
hombre y mujer,
Dios y Diosa
sea el amor y la paz

jueves, junio 08, 2017

Voy a matar todos los restos de cordura
que quedan en mi,
alimentare al cadáver,
para que el monstruo siga existiendo...
Bendita enfermedad que me consumes,
no me dejaras llegar
a un final sin honor.
Dicen los viejos que el cazador de las astas
nunca aprendió a llora
por eso embiste a los árboles para descargar
Toda la furia y la rabia que no le deja vivir
Toda la furia y la pena que no me deja olvidar
Me pregunto a menudo si yo mismo me saboteo o simplemente la vida me derrota, cada día estos logros son mínimos saben a nada saben a desesperación y frustración, cada día me desvanezco un poco más me siento acabado y es eso estoy derrotado, no importa que tan bien haga las cosas que tan diestro y habilidoso siempre termino siento el otro el que llega al último el que es cambiado o sustituido, pero siempre llevo la consiga como si estuviera marcado en la piel que soy bueno, que soy especial que soy maravilloso, si fuera así, ya habría ganado alguna vez, ya habría sido yo el coronado con laurel, y no el que ahora fuma mientras el vino le conforta en su derrota...
eramos un alma con dos cabezas complementandonos en el universo, alguien celoso de nosotros nos separo convirtio el alma en dos almas desgraciadas condenadas a una soledad sin significado, incompletas y asustadas... :(
ya soy demasiado viejo para creer en pendejadas de libros, canciones, películas, o simplemente mis sueños bobos, a madurar y comportarme como un señor de mi edad
Hoy salí a buscar la Muerte, quise enamorarla, robarle un
beso carajo, quise su amor en su vientre violento, y soñar con velo blanco, sobre
la máscara de luto y las monedas de plata, tria la miel y el pan, rosas de
castilla y la tierra en mi pantalón, me rechazo como antes…y tanto dolor que el
cielo lloro de tristeza que limpio las lagrimas en la tierra.

miércoles, junio 07, 2017

Si bien es cierto que Un dios salvaje comparte con la película de Buñuel la incapacidad casi sobrenatural de los personajes de escapar de esa situación, el peso del texto de Yasmina Reza, acá no tan adaptado como trasladado a la pantalla a cuatro manos entre Polanski y la propia Reza, termina imponiéndose al violentísimo nonsense de El ángel exterminador. Lo cual no sería un problema si hubiera en la película de Polanski la idea de reinterpretar o apropiarse del material o, al menos, la intención de exponer su origen teatral
Conservar lo que no fue en formol
Eso sí que es droga dura
Y con esta nostalgia con insomnio
Tomo una decisión:
Elijo un No como animal de compañía
Ni en una noche de luna llena
Ni bajo un manto de estrellas
Ni ante un transparente mar azul.
Los recuerdos no suceden así.
El pasado se revela
Con la vista clavada en un cojín
Al fregar un tenedor
O echándose el desodorante.
El pasado aparece de improviso
Lo normal
Así
Sin efectos especiales
Nadie antes de Wagner se había atrevido a concebir duraciones musicales tan largas, que exigieran una atención tan sin descanso: sin duda ese ejemplo confortaba a Proust cuando veía cómo su novela se iba ensanchando y prolongando mucho más allá de lo que él habría podido imaginar al principio, más que ninguna otra novela. Pero en esa extensión no habría ni una sola zona de vaguedad ni de autoindulgencia, ningún elemento que no ocupara un lugar necesario y orgánico en el gran proyecto general, en el fondo tan austero comoTristán e Isolda, Parsifal o El anillo. El Wagner de la madurez o el Beethoven viejo habían exigido una nueva forma de escuchar la música: él, Proust, exigiría un nuevo tipo de lector. Nadie ha pedido tanto, nadie ha dado tanto a cambio.
Huir, una escapada sin final, un azul que se convirtió en negro, ausencias, luces apagadas y mi alma queriendo gritar ¿dónde está el sol cuando no entiendo nada? minutos que se hacen horas, horas que se hacen días, capítulos de una serie que me perdí a mitad. A mitad de un cielo sin estrellas, de una luz apagada, de un millón de noches sin dormir.

martes, junio 06, 2017

poeta Judía Nomi Mey Ami, y se titula: Quererte.

Quererte
Es como emprender un viaje encantado a la luna
Rayos de plata entretejen la red
Y yo estoy dentro.
El jazmín del aire, como entonces,
Y la brisa, tus secretos
Me murmura
Los sonidos, sólo dos,
el tuyo y el mío
dentro de la red

Quererte
La emoción en mi alma
se integra al Universo
Y al viento y al silencio que murmura
Quizás
Un sueño
Jamás terminará
Jamás despertaré
Por siempre el viento
por siempre el sonido
El Jazmín del Aire
Y dos corazones
para siempre
dentro de la red.

lunes, junio 05, 2017

Tres noches junto
a esa princesa Chartreux,
contaría a su oído
pequeños horrores imaginarios,
Como aquellos tiempos en que
éramos devorados por los demonios
en los balcones del invierno,
maullando decías que querías poesía
decías que querías salir por la noche
y me decías tan poco..
Pero hoy es verano
y los halcones han asesinado
a la paloma,
mientras ella cazaba un ruiseñor
un domingo por la tarde.
Quisiera tres noches junto
a mi princesa Chartreux,
contaría a su oído
pequeños horrores imaginarios
como, te extraño
y si hay algo ahí afuera, en la noche,
disculpa… soy yo,
convertido en gato negro buscándote.
Quisiera tres noches junto
a mi princesa Chartreux,
contaría a su oído
pequeños horrores imaginarios…

Quiero inventar un ritual,
donde el amor no se llame amor,
un espacio para apartar la droga llamada nostalgia,
hay que liberar el cuerpo
condenado a vivir en este torrente de sangre
y cantare una oración para ir más allá del ente,
la vida es como debe ser
y yo soy un puente ente ella y el infinito,
llamare en voz baja
al sentimiento mientras susurro su nombre,
acuden los fantasmas besando mi conciencia
me recuerdan que somos 80% llanto,
me miran,
estoy marchando, en la corte de brujas
en el camino de los herejes directo a la hoguera
así me desapego de las enseñanzas,
soy el arte y el fuego
me despojo de la piel, de las lagrimas y los miedos,
mis ojos ya no son ajenos a el resto del universo....

viernes, junio 02, 2017

En este burdel hay mas lanzas firmes que en cualquier tercio español

jueves, junio 01, 2017

Ayer me robé tus dedos los crucé para más suerte
bailé al compás de un cielo que prometía lluvia,
que me negaba el paso a las sombras de siempre
luego, de tarde, vino en negro dolor de la ausencia,
el temor a una profunda tristeza al quebrarse las nubes
y ver salir el ingenuo sol para alumbrarte.

Tomé el camino de costumbre,
anduve las mismas calles, l
os mismos edificios de siempre me saludaron,
aún en tu ausencia
caminé por esas veredas a las que temo,
crucé mañanas, otoños,
pasé cerca del lugar donde vi por vez primera tu manía de ser incomprensible
al fin llegué a tocar el suelo cuando las saludé en la esquina
ellas, las gloriosas atadoras de cables perdidos,
las que hacen que mis pies toquen tierra
y también tomen vuelo de vez en cuando.
Convicciones, más dudas y el horrible pánico
de no saber qué hemos de encontrar
un día, por favor un día,
lluvia, deja que me moje un día en la cordura
de sus manos apresuradas,
de su compás soñoliento, de su animada velada un día, por favor,
lluvia, un día deja que me incruste en la frente la certeza
de que somos algo, de que no vacilamos todo el tiempo
entre sueños ajenos,
de que somos más palpables de lo que pensamos.
Al fin la calle es toda nuestra,
todo un camino recto para ascender al pesado aire que rodea la sala
colores, no recuerdo qué colores, pero los había
ahí sí, crucé los dedos que había robado
y cerré por un instante los ojos fue distinto,
pero fue casi lo mismo.
Nada, palabras que hay que sacar,
silencios, un incontrolable deseo de escapar
del gusto amargo de una soledad ajena
caminamos nuevamente en silencio,
la tarde se pierde en un cielo dividido.
¿Lo recuerdas? Dos cielos
Y las damas vestidas de rojo para mi dolor y con mi dolor insumidas en mi soplo, agazapadas como fetos de escorpiones en el lado más interno de mi nuca, las madres de rojo que me aspiran el único calor que me doy con mi corazón que apenas pudo nunca latir, a mí que siempre tuve que aprender sola cómo se hace para beber y comer y respirar y a mí que nadie me enseñó a llorar y nadie me enseñará ni siquiera las grandes damas adheridas a la entretela de mi respiración con babas rojizas y velos flotantes de sangre, mi sangre, la mía sola, la que yo me procuré y ahora vienen a beber de mí luego de haber matado al rey que flota en el río y mueve los ojos y sonríe pero está muerto y cuando alguien está muerto, muerto está por más que sonría y las grandes, las trágicas damas de rojo han matado al que se va río abajo y yo me quedo como rehén en perpetua posesión.
En Extracción de la piedra de la locura
Imagen: s/d
Haré cabidela y morcilla
con tu sangre
y mis manos las lavaré
con lejia
Con tus ojos muertos
jugaré tiritos
minutos antes
de trozar tus huesos
Y tapar tu amor
con tierra y piedras
azules, verdes, blancas
sin que pase el aire
Para que tus labios
se sequen como charqui
y no hayan más besos que dar
ni comisuras que latan
Voy a echar tus restos
en una bolsa de polietileno
haré un radier y una animita
en el sitio de tu cuerpo
Para que nadie sepa de ti
ni de tus dobleces
voy a esconder tu recuerdo
a cubrirlo de silencio
Silencio pal mundo
y carnaval por dentro
voy a morder mi labios
cuando venga el mal olor