lunes, mayo 15, 2017

Es cuestion de generos, de gustos, de miedos o de comida...
La gente se encuentra, se busca y sabe que hacer
el miedo los aleja siempre, evita nuevas experiencias nuevos saberes, nuevas miradas.
Si no existiera el miedo, quiza todo sería menos ordinario.

Me ama, no quiere a mis intestinos; si se le mostrara mi apéndice en un frasco no lo reconcería;
está todo el tiempo manoseándome, pero si se le pusiera el frasco entre las manos no sentiría nada en su interior, no pensaría "es de ella"; se debería poder amar todo en una persona, el esófago, el hígado y los intestinos.
Quizá no se les quiera por la falta de costumbre; si se les viera como se ven nuestras manos y nuestros brazos, quizá se les amaría.
Entonces las estrellas de mar deben amar más que nosotros...
El muro
Jean Paul Sartre

Anatomía II
En situaciones particulares (cuando se está bajo la lluvia, se bucea, se escucha música, se hace el amor o se sufre un dolor) uno comúnmente está consciente sólo de su propia piel. Por supuesto, desde los tiempos inmemoriales se sabe que ésta puede ser delgada (como una mañana transparente), de un grosor mediano (parecido a un crepúsculo sosegado) y una gruesa (como una noche nublada). De ello depende también el grado de la sensibilidad humana. Mientras que a unos los aplasta hasta un copo de nieve, otros sobreviven incluso bajo una granizada de meteoros. Pero, mientras los primeros conocen el movimiento de una mariposa, un rayo de luna o la pasión de un roce, para los otros todo eso resulta ser un triste misterio desconocido.
Goran Petrovic

La monotonia apesta
Me da miedo
Eso es a lo que le temo , lo confiezo
A las risas que no nacen
A los besos que no chispean
A los ojos mudos
A los gritos secos
Al respiro desapercibido
A la voz que no habla
A eso le temo
Le temo mas que a todo
Que al odio o la tristeza
Le temo porque es no sentir
Es no ser
Es no encontrarte
Es no buscarte
Es ocupar espacio
Solo eso
Un espacio mas dentro del fuego que se enciende
Y a ti no te quema.
Por qué será que nunca me toca a mí
tener el mundo en un segundo.
Cuando me busques ya no estaré aquí,
seré un perro vagabundo,
predicando por el mundo
Ay, pobrecito este perro,
perdido en el tiempo ...
Por qué será que nunca me pasa a mí,
por qué será, nunca me pasa a mí.
Supongo, las pocas espectativas, se diluyeron con las ultimas ganas de seguir intentando escribir esa historia, la era de la ruina se postro frente de mi, me miro como si existeriera, como si importara, me sedujo el vicio y el aroma melancolico de su perfume, me comio el corazon muerto y acambio de una sonrisa y un abrazo le jure lealtad a la autodestruccion
Hernán Cortés, titán de España:
las juventudes de tu heredad
a honrar las glorias de tus hazañas
bajo tu estrella, prontas están.
Recias y altivas como las torres
de Albuquerque y de Medellín,
laten con fuerza sus corazones
cuando la lucha llama al clarín.
Brille tu estrella como tu espada
conquistadora de cien regiones:
estos de Franco los camaradas,
más juveniles son tus legiones.
Seguir la huella de tus pisadas,
es nuestro empeño, es nuestro afán,
la cruz de Cristo ver acatada
mientras florece la Hispanidad.
Vamos a Dios por el Imperio
que nuestras armas luzcan su brillo
en Guadalupe las velaremos
lo que quiere España,
nos guía el Caudillo.
y pensaste que hoy no llorarias? pobrecito pendejo, tatuate ya con un cuchillo, que no vales nada, pinche pendejo es verdad, que ella jugo contigo planeo majestuosament eun plan apra destruirte para aniquilarte, venir ilucionarte darte ezxperanzas tantas veces que el mundo parecia posible y ahora simplemente atizo el golpe tan perfecto que te derroto te abatio y rompío la madre pobre tonto ingenuo pobre miserable tonto ingenuo pendejo por eso estas solo por pinche mounstro por feo por tonto por loco porque tu amor tu cariño no vale nada
Si es que sigo aquí, es porque no pienso rendirme, porque tengo esperanza y si mi derrota sera fulminante, que sea gloriosa, pero moriré de pie, se lo que quiero a quien quiero, y luchare por sus colores y su escudo no importa tenga que usar cota de algodón... yo seguiré, ¿porque quien seria yo si me rindiera?