lunes, mayo 15, 2017

Me ama, no quiere a mis intestinos; si se le mostrara mi apéndice en un frasco no lo reconcería;
está todo el tiempo manoseándome, pero si se le pusiera el frasco entre las manos no sentiría nada en su interior, no pensaría "es de ella"; se debería poder amar todo en una persona, el esófago, el hígado y los intestinos.
Quizá no se les quiera por la falta de costumbre; si se les viera como se ven nuestras manos y nuestros brazos, quizá se les amaría.
Entonces las estrellas de mar deben amar más que nosotros...
El muro
Jean Paul Sartre

No hay comentarios.:

Publicar un comentario